Radiofrecuencia

Radiofrecuencia

Las ondas electromagnéticas por radiofrecuencia (RF) penetran en los tejidos y producen calor por la absorción de energía con una respuesta termorreguladora.

El efecto biológico del calor producido por la  radiofrecuencia, a nivel de la dermis, estimula la actividad de los fribroblastos, con la síntesis adicional de nuevo colágeno, elastína y ácido hialurónico, produciendo un aumento de la densidad dérmica que mejora el aspecto de la piel facial y corporal, corrigiendo la flacidez, reduciendo las arrugas y generando un efecto almohadilla.

A nivel más profundo, en el tejido adiposo, el calor inducido favorece el proceso de combustión de la grasa licuándola para una mejor eliminación a través de la linfa, mejorando la celulítis y la piel de naranja.